Etiqueta: seguridad

Policías al acecho

Columna publicada el 16 de febrero de 2017 en El Espectador.

En días de precarnaval, la Policía de Barranquilla entró a una fiesta privada, que se llevaba a cabo en un patio privado, y grabó a los asistentes. Luego dijeron que la fiesta podía seguir, pero sin música, pues había “quejas” indeterminadas de vecinos sin nombre. Según el nuevo Código de Policía, “el personal uniformado de la Policía Nacional que realice un ingreso a inmueble sin orden escrita, de inmediato rendirá informe escrito a su superior, con copia al propietario, poseedor o tenedor del inmueble, donde conste la razón por la cual se realizó el ingreso”, pero dicha notificación jamás llegó. Luego dijeron que sí podían poner música, pero que el grupo de millo era imposible, pues según el criterio de los policías, la percusión superaba los límites de ruido permitidos y nadie sabía cómo “bajarle el volumen al tambor”.

¿Por qué tan solitas?

Columna publicada el 3 de marzo de 2016 en El Espectador.

Hace unos días nos enteramos del feminicidio de dos turistas argentinas, Marina Menegazzo y María José Coni en la paradisíaca playa ecuatoriana de Montañita. Las mujeres fueron encontradas, una con un golpe en la cabeza, y la otra con herida de arma blanca. Uno de sus posibles agresores, confesó, dijo que las jóvenes le habían dicho a un amigo suyo que no tenían dinero para hospedarse, que las llevaron a sus casas y que “allí ocurrió la tragedia”. Sin embargo, la confesión no sirve como prueba para una condena, ni en Ecuador ni en Argentina, y las familias de Menegazzo y Coni dicen que la versión oficial no tienen sentido: sospechan que las turistas hayan sido capturadas por una red de trata. Dicen los familiares que es inverosímil que las jóvenes se fueran voluntariamente a la casa de dos desconocidos, además se han señalado varias irregularidades en el proceso: no se sabe si hubo un fiscal en el levantamiento de cuerpos, ni si había orden de allanamiento para la vivienda, ni si los detenidos tenían un abogado al dar su testimonio.

Profesión peligro

Columna publicada el 11 de diciembre de 2015 en Sin Embargo.

Foto: Catalina Ruiz NavarroDefensoras protestan afuera de la Corte Suprema de Justicia de de El Salvador por el derecho al aborto en el caso “Beatriz” en 2013. Foto: Amnistía Internacional

“Tengo hijos y familia: nadie se imagina el impacto si ellos oyen que te llaman ‘asesina’, en su colegio” cuenta Lilián Abracinskas de Mujer y Salud en Uruguay MYSU. Abracinskas es una entre tantas defensoras de derechos sexuales y reproductivos que son perseguidas, hostigadas criminalizadas y estigmatizadas en Latinoamérica, y uno de los tantos testimonios que recoge el informe “¡Defensoras bajo ataque! Promoviendo los derechos sexuales y reproductivos en las Américas” que lanzó Amnistía Internacional, esta semana, el miércoles 9 de diciembre.

Cirugía con un sable

Columna publicada el 31 de octubre de 2015 en El Heraldo

Hace años los barranquilleros nos ufanábamos de tener una ciudad tranquila y feliz. Fue sorprendente que la brutal violencia del narcotráfico fuera mucho menor en Barranquilla. Sin duda, tuvimos miedo, pero no fue nada comparado con lo que vivieron Bogotá, Cali o Medellín. En tiempos de La Violencia, con mayúsculas para diferenciar el periodo de la violencia perpetua que ha tenido Colombia, Barranquilla fue un remanso. Al punto que, en 1950 y 51, mientras en otras ciudades del país se hablaba del “corte de corbata”, aquí se publicaba la revista Crónica, y los intelectuales podían darse el lujo de hablar de deporte y literatura, de irse a tomar y conversar a La Cueva, dando origen al modernismo colombiano.

Por eso, al principio fui escéptica ante las historias de atracos en Barranquilla. No fue sino hasta que, en vísperas de Carnaval, un tipo en una moto le sacó un arma a mi mamá para robarle la billetera y el celular. Eran las siete de la noche en el barrio Boston. La cosa no pasó a mayores, pero nos quedó claro que ahora en Barranquilla toca “cuidarse”. Esa sensación de inseguridad fue uno de los motores del voto para la Alcaldía, y, cómo no, todas las campañas para la Alcaldía lo capitalizaron. Días antes de su elección, el electo alcalde Char dijo que “si la Policía no puede garantizarles la seguridad a los barranquilleros, pediré al Ejército que salga a las calles a ayudar”.