Etiqueta: niñas

La niñez erótica

Columna publicada el 2 de diciembre de 2015 en El Espectador.

Entre las perlas macondianas del Concejo de Cartagena está un nuevo invento que ha dado mucho de qué hablar este año: el plan del concejal Antonio Salim para prohibir los bailes dizque eróticos en Cartagena.

La motivación es bastante mundana: por ahí hay varios políticos que le tienen ganas a la creciente población de cristianos en la región —fácilmente reconocibles en las fiestas navideñas porque, aunque dicen que la “danza” es sólo para alabar a Dios, uno los ve, como caribeños que son, moviendo involuntariamente los hombros o el pie al son de los tambores, pero sin pararse de la silla—, pero tiene una justificación populista con la que muchos han llegado a estar de acuerdo: pensar en los niños. “Pensar”, que no hacer, pero ese es otro tema.

The digital divide: a report from Latin America

Chapter of the foundation Plan UK’s annual report, “State of the World’s Girls Report 2015”. October 2015.

When I was 11, we learned how to use the Logo operating system in computer classes in Barranquilla. Since I didn’t have a computer at home I had to write out all the calculations manually and I would use pencil drawings and a typewriter to do my homework. We got our first computer at home in 1996. At school it was always the boys who knew most about computers. They were the ones who studied systems engineering. I studied philosophy and visual arts. The closest I came to systems engineering was probably maths, but it depressed me to think that if I studied maths I wouldn’t be attractive and I would end up alone. Of course, that’s being really superficial. Or maybe it isn’t, because the need to feel accepted and loved is no small thing. Perhaps I was just very young at the time and didn’t realise that my own choices were influenced by machista prejudices.

Sexo por baile

Columna publicada el 18 de julio de 2015 en El Heraldo

En una columna de Ámbito Jurídico, el abogado Eduardo Varela Pezzano habla de “El problema de prohibir los bailes eróticos en Cartagena”. Aunque el abogado argumenta que el proyecto no debe prohibir bailar reguetón o champeta a los adultos, está de acuerdo con “regular los bailes sexuales o eróticos de menores de edad”. “Los niños y niñas tienen que divertirse, pero sin incitar deseos sexuales que puedan llevar al riesgo de embarazo a una temprana edad por culpa de los colegios. Aquí no hay nada que discutir”. Yo en cambio creo que lo que hay que discutir en esa afirmación es mucho. ¿Qué es un contacto físico de tipo sexual? ¿Cuáles son los bailes de niños y cuáles son los bailes de adultos? Creo que en el debate sobre el proyecto censor del Concejo cartagenero se está dando por sentado que el reguetón y la champeta son “bailes sexuales y eróticos” y que sus movimientos pélvicos “incitan al deseo”.

Cosas de niñas

Columna publicada el 27 de mayo de 2015 en El Espectador.

Recientemente las paisas presenciaron dos discusiones en escenarios públicos (Metro y redes sociales) sobre sus derechos y papel en la sociedad: la Pontificia Universidad Bolivariana les dijo que debían ser mansitas y biemportadas para triunfar en la vida, y Profamilia les dijo que las colombianas son autónomas y tienen derecho a decidir sobres sus vidas y sus cuerpos.

“Cosas de niñas, educación y buenos modales” es el nombre de un curso vacacional de la Pontificia: cinco horas de lunes a viernes, $300.000=, y su banner promocional explica “Será tu primer paso para convertirte en una dama segura y triunfadora”. Tras evidentes críticas en redes sociales, el curso dejó de anunciarse en la página web de la universidad. Según las oficinas de la universidad el curso, ahora bajo revisión, tenía por objetivo enseñar “cómo saludar, cómo poner la mesa, etiqueta en redes sociales, oratoria, cómo caminar, cómo sentarse, valor personal y autoconfianza”.