Etiqueta: LGBTI

Ser gay en el Portal del Prado

Columna publicada el 16 de julio de 2016 en El Heraldo.

En enero del 2015, Héctor Barrios Peña fue humillado por los guardias de seguridad del centro comercial Portal del Prado en Barranquilla. Cuando salió del baño, tres tipos de vigilancia se le acercaron y le gritaron a los presentes que él se estaba masturbando con otro hombre en el baño. La acusación era falsa e imposible de comprobar porque el baño ni cámaras había. Aun así lo sacaron del centro comercial, gritándole “puerco” y Barrios perdió su trabajo como ejecutivo de cuenta en una empresa, ya que varios de sus clientes observaron la escena en el Portal. Tras el chisme por lo que había sucedido, se quedó sin cartera de clientes. Barrios estuvo nueve meses sin trabajo; finalmente consiguió un empleo –con menor salario– y prefiere no entrar a los baños de los centros comerciales para no recordar el incidente.

La homofobia mata

Columna publicada el 27 de febrero de 2016 en El Heraldo.

Hace nueve años Rolando Pérez, profesor cubano, fue asesinado con sevicia en su casa en Cartagena, con un martillo que él mismo compró en el Amazonas. En días previos a su muerte, fue blanco de escopolamina y recibió amenazas que parecían estar relacionadas con su trabajo en defensa de los derechos de las personas LGBTI y su aparición en un programa de radio. Estos indicios son suficientes para investigar su asesinato como un crimen de odio.

¡Qué vergüenza!

Columna publicada el 14 de noviembre de 2015 en El Heraldo

Llevo dos semanas –desde que en Colombia se aprobó la adopción igualitaria– leyendo sus mensajes homofóbicos en redes sociales. Me dirijo a ustedes específicamente: costeños, compañeros de colegio, padres y madres de mis amigos, gente que como yo, tuvo el privilegio de una buena educación, que hemos tenido familias, casa, comida, con quienes he compartido cenas navideñas con arbolitos llenos de regalos.  “Yo respeto mucho a los gays, y de hecho tengo varios amigos gais y los quiero, pero no me parece que adopten” que no es más que otra versión del clásico “no soy racista, pero negro ni el teléfono”, o para que sea más claro, lo que están diciendo es que los homosexuales son sus amigos pero que no quieren que tengan sus mismos derechos. Les tengo una noticia: eso no es ser amigo de nadie.

Miedo en Los Andes

Columna publicada el 14 de octubre de 2015 en El Espectador.

Hace poco supimos de amenazas en la red social Grindr contra activistas LGBT y estudiantes de la Universidad de los Andes.

Desde que la denuncia se hizo pública se ha sabido de, al menos, 22 casos de amenazas con las mismas características contra estudiantes uniandinos. Grindr es una red social creada especialmente para que hombres homosexuales puedan conocerse y encontrarse, con fines que van desde la amistad hasta los encuentros sexuales. En el perfil de cada persona aparecen su nombre (que puede ser seudónimo), edad, peso, estatura, y algunas fotos. Grindr fue la primera aplicación móvil en usar la geolocalización para facilitar estos encuentros y es la precursora de la popular red Tinder, usada mayoritaria —aunque no exclusivamente— por heterosexuales.

El nombre de la rosa

Columna publicada el 10 de junio de 2015 en El Espectador.

Los nombres son decisivos para la construcción social de nuestra identidad. Por eso es tan importante el logro que tuvo este martes la comunidad trans en Colombia, haciendo efectivo el decreto 1227 de 2015, que permite el cambio de nombre y la corrección de sexo en la cédula de ciudadanía y el registro civil de nacimiento. Por primera vez se reconoce el derecho a la identidad de género de los transexuales. Hasta ahora, para poder realizar la corrección de sexo en los papeles oficiales (un proceso que podía llegar a durar tres años), debían someterse a pruebas invasivas e indignas, como un certificado médico que diera cuenta de un cambio de sexo quirúrgico o un dictamen psiquiátrico de trastorno de identidad de género. Ambos procesos los y las patologizaban: podían vivir plenamente su identidad sexual, pero debían declararse enfermos.