Etiqueta: Derechos sexuales y reproductivos

La táctica del avestruz

Columna publicada el 21 de septiembre de 2016 en El Espectador.

Acaba de levantar indignación en Colombia una encuesta del DANE, aplicada a adolescentes entre los 12 y los 16 años, por mandato de la Ley 79 de 2001, que busca medir las experiencias que tienen respecto al sexo.

Contiene preguntas explícitas, como si han recibido sobornos a cambio de sexo, o si han sido tocados sexualmente sin su consentimiento y por quién. “Los niños y niñas que no están sometidos a este tipos de experiencias, simplemente no avanzan en el cuestionario electrónico”, dijo a RCN Radio el director del DANE, Mauricio Perfetti. Sin embargo, los padres de familia se enteraron del cuestionario y están indignadisimos, protestando, porque las preguntas son “agresivas”, “bruscas”, que ese no es el lenguaje, y los colegios dicen que no quieren aplicar la encuesta sin el consentimiento expreso de los padres y que, no importa que en Colombia esté prohibido negar datos estadísticos, no preguntarán lo que no quieren saber.

Aborto, maternidad y libertad

Columna publicado el 11 de mayo de 2016 en El Espectador.

Esta semana, en Colombia hubo dos celebraciones aparentemente opuestas: el día de la madre y los diez años del derecho al aborto. Estas celebraciones en realidad convergen en que celebran decisiones reproductivas de las mujeres que, en tanto personas y ciudadanas, tenemos el derecho a elegir qué tipo de relación tener con la maternidad. Sin embargo, estos temas, maternidad y aborto, parecen un oxímoron y esta oposición ha sido usada para restringir la libertad de elección de las mujeres.

Pican los mosquitos

Columna publicada el 20 de enero de 2016 en El Espectador.

Todo comenzó un un tuit del senador Verde, Jorge Iván Ospina, afirmando que en Colombia nació un bebé con microcefalia por causa del virus Zika.

El tuit llegó sin cuestionamiento alguno a los titulares de los medios, que además sacaron las graves cifras de la epidemia del virus en Colombia. Las embarazadas seguro sintieron pánico. Luego el Ministerio de Salud desmintió al congresista diciendo que no hay reportes de nacidos con microcefalia por Zika, o mejor dicho, que hay mujeres gestantes con Zika y recién nacidos con microcefalia, pero aún no hay pruebas de una relación causal. Como mínimo tendríamos que hacer esta distinción antes de sacar un titular que puede crear miedo en la población, pero, sobre todo, es irresponsable tratar a un político como si fuera una autoridad médica. Entonces la noticia sería que hay un riesgo de malformación en los embarazos de mujeres con Zika. Entre un riesgo y un caso comprobado hay, literalmente, una vida entera.

Derechos reproductivos: avances y retrocesos

Columna publicada el 26 de diciembre de 2015 en El Heraldo

Aunque en el 2012 el Ministerio de salud dijo que era obligatorio aplicar el Protocolo de atención en salud para víctimas de violencia sexual, dos años después, el artículo 23 de la ley 1719, dijo que el protocolo era opcional. Esto es gravísimo pues durante los dos años en que el protocolo fue obligatorio y según cifras de Medicina Legal y el Instituto Nacional de Salud 52000 mujeres y niñas fueron a Medicina legal como víctimas de violencia sexual y el 40% no recibo ningún tipo de apoyo específico para su situación en el sistema de salud, y las que sí, recibieron atención inadecuada e indigna, y eso siendo obligatorio el protocolo, ¡imagínense si es opcional!

Por eso, varias organizaciones de derechos humanos, entre ellas Women’s Link, DeJusticia, Humanas, La Casa de la Mujer, y la Mesa por la Vida y salud de las Mujeres, interpusieron una demanda y ganaron. Ahora, será obligatorio para las EPS practicar un aborto legal cuando una mujer víctima de violencia sexual lo pida, y además practicar exámenes y ofrecer medicamentos para tratar y detectar enfermedades de transmisión sexual, brindar anticoncepción de emergencia para evitar un embarazo no deseado y apoyo en salud mental.

El tatequieto

Columna publicada el 22 de julio de 2015 en El Espectador.

El procurador Ordóñez nos ha dicho muchas mentiras graves. Por ejemplo, dijo que no se podían suspender las aspersiones de glifosato porque no estaba probado que le hiciera daño a nadie, negando a todas las mujeres que han sido afectadas en su fertilidad (parece que Ordóñez no tiene remilgos con los abortos, siempre y cuando las mujeres no puedan decidir).

La Procuraduría también dijo que la anticoncepción de emergencia es abortiva, cuando su mismo nombre indica lo contrario, y hasta tuvo un rato frenada la inclusión del misoprostol al POS diciendo que no está aprobado por la OMS. Las mentiras de la Procuraduría impiden que tengamos autonomía sobre nuestros cuerpos.