Categoría: Medio ambiente

Noticias de Mocoa

Columna publicada el 6 de abril de 2017 en El Espectador.

“Estuve escuchando el testimonio de un campesino que decía que si le hubiesen dado un radio, él había podido avisar con suficiente tiempo sobre la emergencia que se iba a presentar en el departamento de Putumayo”, dijo el congresista Orlando Guerra de la Rosa, representante conservador por el departamento de Putumayo, la mañana de ayer en RCN Radio. La declaración es importante, porque nos habla de las condiciones difíciles de un departamento apartado, olvidado por el Estado que ha fallado en hacer prevención de desastres, pero también en garantizar derechos fundamentales a sus habitantes, como el derecho a la información.

El derecho al agua

Columna publicada el 12 de noviembre de 2016 en El Heraldo.

El proyecto para garantizar el agua como derecho fundamental, con consumo humano como fin prioritario, está a punto de hundirse este año en el congreso. Aunque los congresistas están en su mayoría de acuerdo con el proyecto, han tenido que aplazar los debates por el ausentismo (desidia) de muchos. El legislativo sale a vacaciones el 16 de diciembre (un lujos que no se pueden dar el resto de los colombianos) y los proyectos que no aprueben antes de esa fecha quedan sepultados. El presidente del senado, Mauricio Lizcano, ha llamado a una sesión extraordinaria el 17 de noviembre para desatrasarse del trabajo que no hicieron durante el año, y salvar, entre muchos proyectos, esta reforma constitucional que pretende elevar el derecho al agua a derecho fundamental. La iniciativa a superó cinco debates y le faltan tres y el tiempo que queda es apenas para que se discuta y se apruebe en el último día de sesiones.

Arroyo peligroso

Columna publicada el 4 de junio en El Heraldo.

Esta semana se entregaron las obras de canalización del peligrosísimo y muy tradicional arroyo de la 84.

Todos los barranquilleros sabemos que a los arroyos no se los subestima: lo que parece una corriente segura puede cambiar en cualquier momento, y por eso, la ciudad se paraliza cuando llueve y los niños y niñas aprendemos a rezar pidiendo que llueva para no tener que ir al colegio. El culmen de nuestra adaptación cultural es nuestra particular señal de tránsito: un carro hundiéndose en una corriente y bajo la lluvia, y las palabras “Arroyo peligroso”.

No más bolsas

Columna publicada el 20 de abril de 2016 en El Heraldo.

El 29 de abril se conmemoró el día del uso racional de la bolsa, una iniciativa del Ministerio de Ambiente y el World Wildlife Fund (WWF) que busca mermar el desperdicio que se produce usando bolsas plásticas. Según cifras de Minambiente, se estima que el colombiano promedio consume 288 bolsas al año, y contando eso por 60 millones de colombianos son ¡17.280.000.000 bolsas al año! Y ¿a dónde van a parar? Los costeños lo sabemos muy bien, las bolsas usadas aparecen en cualquier paraje, enredadas en los árboles, semejando medusas en el mar, y hasta como adornos en los árboles de Navidad. De estos tres, el último parece el único destino digno, pero hay que recordar que los arbolitos se botan, y las bolsas quedan, indestructibles, listas para sobrevivirnos.