Categoría: Misoginia en Internet

Mozas barranquilleras

Columna publicada el 15 de octubre de 2016 en El Heraldo.

En días pasados una aerolínea de bajo costo, Viva Colombia, decidió sacar una publicidad para redes que decía “Llévate a la moza pa’ la Arenosa”. La gente se indignó con la publicidad y dijo que era machista. ¿Por qué? Porque más allá de que el comercial parte de una rima pendeja, refuerza la idea machista de que está bien y es normal que los hombres casados sean infieles.

¿Qué pasaría si los hombres menstruaran? La broma que se volvió un debate feminista en redes

Columna publicada el 7 de septiembre de 2016 en Univisión.

#ifmenhadperiods (#SiLosHombrestuvieranelperiodo) se hizo trending topic cuando la Doctora Jennifer Gunter dijo que “si los hombres tuvieran periodos las toallas sanitarias serían gratuitas”. La gente siguió tuiteando cosas como que la sangre sería motivo de orgullo y fanfarronería, que habrían licencias especiales para quedarse en la casa y todo tipo de facilidades y concesiones para que el mundo se adapte a los cuerpos de los hombres (es decir los privilegiados) ahora menstruantes.

El sexting es la revolución sexual del siglo XXI

Columna publicada en la revista Vice el 20 de julio de 2016.

Pensar antes de sextear“, campaña desarrollada por Google y Pantallas amigas en contra del sexting en México, es revictimizante, moralista, prejuiciosa y en general incompetente. Por eso es una vergüenza que tantos nombres de empresas que se presentan como la vanguardia tecnológica, (como Google) o entidades públicas como el INAI, el Canal del Congreso, el Infodf, el DIF Nacional, la Red por los Derechos de la Infancia en México y la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes, (que funcionan con nuestros impuestos) aparezcan vinculados a la fallida campaña. R3D en Defensa de los Derechos Digitales publicó las cinco razones para pensar antes de estigmatizar el sexting, donde señalan que la difusión de imágenes sexuales sin consentimiento es el problema, no sextear, y que la campaña apela a la moralidad para disuadir el sexting, asociándolo con el consumo de drogas o alcohol. Rechazan el discurso prohibicionista y proponen que, en cambio, se promuevan prácticas seguras para sextear. En la misma línea, Horizontal señaló que el sexting forma parte de nuestros derechos sexuales.

#MiPrimerAcoso: la historia detrás del Trending Topic

Columna publicada el 25 de abril de 2016 en la Revista Vice.

El primer acoso que recuerdo fue por parte del portero de mi edificio. Me ayudaba a cargar la mochila de libros cuando yo regresaba del colegio. Yo tenía siete años. Mientras me abrían la puerta del departamento, el portero tenía por costumbre acercar su cara a la mía y respirar su aliento cerca a mi boca. No me tocó nunca, y por eso yo no dije nada, pero siempre sentí mucho miedo. Después de ese vinieron miles. A los nueve años tuve un profesor que, cuando pasaba lista, nos pedía a las niñas que fuéramos a su escritorio para “darle un besito en la mejilla” cuando decía nuestro nombre. A los 11 años uno de mis profesores cargaba paquetes de mentas en los bolsillos (rotos) de su pantalón y los regalaba a las niñas que metieran primero la mano y los agarraran. Las niñas metíamos nuestras manos en sus bolsilllos, como moscas buscando la miel. A los 14 un amigo de un amigo de mi mamá se ofreció a “darme clases de teatro” y comenzó por “los besos” (en teatro, claro) y me hizo darle un beso “actuando como si sintiera pasión”. Fue la segunda persona que me besó en mi vida. Si les cuento todos los casos no termino. Son infinitos. Y a pesar de eso, tengo siempre la certera sensación de que “pudo ser peor”. De que soy privilegiada porque nunca “escaló” a más. Dichosa yo.

Las historias anónimas de #MiPrimerAcoso

Columna publicada el 27 de abril de 2016 en Sin Embargo.

Hoy me gustaría ceder mi espacio en SinEmbargo a todas las mujeres que han tenido la valentía de contarnos la historia de su primer acoso, de manera anónima, a través del correo interno de la página de Facebook de (e)stereotipas. Agradecemos infinitamente su confianza, y queremos que muchos lean sus historias. Estas son apenas las treinta primeras historias que nos llegaron. Publicaremos todas las que nos han llegado hasta hoy, a finales de esta semana, por favor tengan un poco de paciencia, poco a poco les ayudaremos a contar su historia a través de nuestros canales. Para nosotras, leerlas ha sido todo un reto emocional, pues a la vez que no sentimos muy conmovidas y emocionadas también empatizamos con su rabia y su dolor. Esperamos que esto sirva para que todas empecemos a hablar y a reconocer la violencia, para que quien sienta vergüenza por el acoso sexual sea el agresor y no las víctimas.

Political Violence is Directly Linked to Online Harassment

Article published on WMSpeech Project on April 22, 2016.

In May 2012, just before the anniversary of the ruling of the Constitutional Court that legalized abortion in Colombia in 2006, I was working as a communications officer in the offices of the NGO Women’s Link Worldwide in Bogotá. Its program director, Monica Roa, had filed the 2006 Constitutional Claim that led to the court’s ruling. Roa and another co-worker were working late at the office that night, preparing for an upcoming meeting of activists. Suddenly the building went dark and they heard two shots. Roa felt pieces of glass bouncing on her hair. An unknown car drove away, its tires screeching against the pavement.

Part of my job at the time was to monitor social media. In the days before the incident, online misogynistic abuse had been more aggressive than usual. Most of the trolling directed at us on social networks appeared to be coming from social conservatives. For example, a Twitter account, self-described as part of the extreme right, had created a meme of Roa dressed “as Hitler.” One of their leaders is currently Columbia’s “Procurador,” the Inspector General who has openly used his office to restrict women’s rights. Highly active right-wing extremists not only focused on social rights, but were a militarist right wing that loudly sympathized with powerful paramilitary groups.