Preguntarle a mi marido

Columna publicada el 28 de marzo en El Heraldo.

CBG1wPLXEAAD7G2

Esta semana en Bogotá circuló un volante publicitario con la factura de Codensa que muestra a una mujer, llena de paquetes y confundida, con un globo que dice “Tengo que preguntarle a mi marido qué significa ‘fondos insuficientes’.” El chiste es malo, pero además es sexista. Uno se pregunta por cuántos ojos pasó el diseño de ese volante sin que nadie cayera en cuenta que responde a un imaginario machista en el que las mujeres son brutas, que se la pasan gastando sin conciencia el dinero de su marido porque no tienen recursos propios.

Esto es especialmente ridículo en un país como Colombia, en el que años de conflicto y una tradición de hombres irresponsables nos ha convertido en un país de madres solteras y de hogares en donde si bien el marido aporta, la mujer administra el gasto milímetro a milímetro. Ese imaginario de “la mujer berraca” tiene que ver con que los hogares colombianos son matriarcales, aunque Colombia sea un país machista, de manera que las mujeres cabeza de familia (que según cifras del Dane de 2010, son el 32.7% de los hogares, con una tendencia) ganan menos, trabajan más y tienen que enfrentarse contra todas las adversidades y obstáculos de una sociedad patriarcal para sacar a sus hijos adelante. Por eso les decimos berracas. Me pregunto cuántas de las personas (y especialmente hombres) involucrados en la producción de este volante idiota son hijos o nietos de madres cabeza de familia.

Ante las protestas, “Codensa quiere aclarar que la intención de la publicidad nunca fue generar un mensaje sexista, machista ni que promueva la violencia de género y de ninguna manera pretendió ofender a las mujeres”, entonces ¿cuál era la intención de la publicidad? ¿basta con que nos digan que no pretenden ofender a las mujeres y ya con eso todo está bien? ¿qué nos importa si tienen “buenas intenciones” cuando el efecto del volante es el mismo? Además la empresa afirma en un tuit que “valora a las mujeres y se enorgullece de tener un 32% de su fuerza laboral femenina, cifra  relevante dentro de su sector.” Pues yo creo que no las valora lo suficiente como para emplearlas en un 52% que sería la cifra equitativa. ¿Cómo pueden ufanarse de un 32% que es evidentemente desigual? ¿En qué cargos están este 32% de mujeres? ¿Son las secretarias, las señoras del aseo y de los tintos? ¿Cuántas de las mujeres que hacen parte de ese 32% están en cargos directivos en Codensa?

La ceguera de Codensa, no es un caso aislado. Ni más ni menos que el Día de la mujer trabajadora, presidencia sacó una imagen con los “pasos para conseguir empleo”. Resulta que estos pasos están ilustrados con los pasos para ponerse una corbata. Porque incluso el 8 de marzo, para presidencia y sus publicistas, empleo equivale a corbata, es decir a hombre. Y allá también habrá una sarta de ojos que vieron la imagen sin encontrarle nada de malo, sexista o desigual.

B_k8y82UcAAqMby

Adenda: Por acá les dejo otra perla de Codensa que “no tiene intención de ofender a las mujeres”. Ajá ¬¬

11076237_10152916331107732_8450176077604794580_n