Espacio en blanco

Hay un ojo en mi rodilla
que te mira cuando caminas
y recuerda
los muertos sembrados en la tierra
como yucas alargadas.
Estos muertos ya no me hablan
porque tengo la mala suerte
de que te
(inserte aquí su verbo)
todavía.