Opción democrática

Para llenar las sillas podríamos pedirle al portero de palacio que vaya con su radio y ponga correr a los congresistas, a ver quién se sienta cuando la música pare.